Samayana

Práctica para fortalecer el sistema inmunológico

Del libro El poder del ahora: Un camino hacia la realización espiritual de Eckhart Tolle

La mayoría de las enfermedades entran cuando no estás presente en tu cuerpo. Cuanta más conciencia traes al cuerpo, más fuerte se vuelve el sistema inmunológico.

Al cuerpo le encanta la atención que tú le prestas. Es como si cada célula despertara y se alegrara. Es también una potente forma de autocuración.

No sólo tu sistema inmunológico físico se fortalece; tu sistema inmunológico psíquico también se refuerza enormemente. Este último te protege de los campos negativos mentales y emocionales de los demás, que son muy contagiosos.

Habitar el cuerpo te protege a ti por medio de elevar la frecuencia vibratoria de todo tu campo de energía, de modo que todo lo que vibra a una frecuencia más baja como el miedo, la ira, la depresión, etcétera, existe ahora en un nivel de realidad virtualmente diferente.

Ya no entra en tu campo de conciencia o si lo hace, no necesitas ofrecerle ninguna resistencia porque pasa derecho a través de ti.

Hay una meditación de autocuración simple, pero efectiva, que puedes hacer siempre que necesites elevar tu sistema inmunológico. Es particularmente efectiva si la usas cuando sientes los primeros síntomas de una enfermedad, pero también funciona con enfermedades que están ya arraigadas si la practicas frecuentemente con una concentración intensa.

Práctica para fortalecer el sistema inmunológico

Del libro El poder del ahora: Un camino hacia la realización espiritual de Eckhart Tolle

La mayoría de las enfermedades entran cuando no estás presente en tu cuerpo. Cuanta más conciencia traes al cuerpo, más fuerte se vuelve el sistema inmunológico.

Al cuerpo le encanta la atención que tú le prestas. Es como si cada célula despertara y se alegrara. Es también una potente forma de autocuración.

No sólo tu sistema inmunológico físico se fortalece; tu sistema inmunológico psíquico también se refuerza enormemente. Este último te protege de los campos negativos mentales y emocionales de los demás, que son muy contagiosos.

Habitar el cuerpo te protege a ti por medio de elevar la frecuencia vibratoria de todo tu campo de energía, de modo que todo lo que vibra a una frecuencia más baja como el miedo, la ira, la depresión, etcétera, existe ahora en un nivel de realidad virtualmente diferente.

Ya no entra en tu campo de conciencia o si lo hace, no necesitas ofrecerle ninguna resistencia porque pasa derecho a través de ti.

Hay una meditación de autocuración simple, pero efectiva, que puedes hacer siempre que necesites elevar tu sistema inmunológico. Es particularmente efectiva si la usas cuando sientes los primeros síntomas de una enfermedad, pero también funciona con enfermedades que están ya arraigadas si la practicas frecuentemente con una concentración intensa.